MIL MANERAS DE MORDER EL POLVO (5.5/10)

Se las prometía muy felices Seth MacFarlane en su periplo cinematográfico tras la gran acogida de su primer trabajo, la comedia Ted, pero en esta segunda incursión en la gran pantalla se ha dado de bruces con la escasa recepción obtenida en la taquilla USA. Y eso que no se puede considerar un film pésimo, pero sí que se nota a la legua que todo el argumento es un triste remedo para poder ir insertando los gags de humor políticamente incorrectos que caracterizan a MacFarlane. Teniendo bajo sus órdenes a un impresionante elenco de estrellas es una lástima que no haya podido sacar el jugo necesario de ellos, debido en parte a la poca vis cómica de la mayoría, cosa que se nota a la legua en momentos concretos donde parecen estar desubicados. Su historia nos narra como un cobarde ganadero ovino debido a su ineptitud con las armas y a su escasa valentía, acaba perdiendo a la mujer que ama. Ésta se lanza enseguida a los brazos de un pícaro y rico comerciante, por lo que para reconquistarla empezará a aprender a disparar gracias a la ayuda de una recién llegada que es sumamente hábil con la pistola. En realidad se trata de la mujer de un peligroso forajido al que obviamente se acabará enfrentado, debido principalmente a que entre ellos acaba surgiendo el romance. El humor que es el plato fuerte de la película va enlazando las diferentes subtramas, resultando sumamente irregular en este aspecto ya que a veces es de lo más jocoso mientras que otras es de lo más banal. Los mejores sketches son en los que normalmente interviene el humor más negro o irónico, destacando por ejemplo como se resalta continuamente lo mortal que era el lejano Oeste o el noviazgo de un amigo con una prostituta que quiere llegar virgen al matrimonio. Mientras que los diálogos son su talón de Aquiles al igual que las reiteradas referencias a conceptos más bien actuales. Me gustaría también resaltar que la cinta cuenta con un par de cameos de lo más divertido, como el de Christopher Lloyd interpretando el mismo rol de una famosa trilogía cinematográfica. Una de las cosas que más descoloca son los continuos y bruscos cambios de registro entre escenas diferentes en cuanto al tono mostrado, ya que pasar de un chiste escatológico a un plano romántico en segundos resulta bastante chocante. Además la etiqueta de comedia irreverente autoimpuesta parodiando los tópicos del western, acaba cayendo precisamente en una repetición de los mismos nada afortunada. Entre su impresionante elenco impacta encontrar en esta producción al "alegre" Liam Neeson, que supongo accedió para poder reírse de su fama de tipo serio pero fracasando en el intento. La única que se salva a ratos, ya que buenamente hace lo que puede con su esbozado personaje, es Charlize Theron y nadie más la verdad. En fin esperemos que MacFarlane tenga mejor suerte en sus próximos largometrajes, entre ellos la secuela ya en marcha de Ted.      

Caballeros, Princesas Y Otras Bestias + Rápida Y Mortal + Sillas De Montar Calientes = Mil Maneras De Morder El Polvo

Nota crítica especializada: 4.5/10
Nota media espectadores: 5/10

VER TRAILER: https://www.youtube.com/watch?v=JARLaLig6Bc
VER ESCENA: https://www.youtube.com/watch?v=6WnCuaOzMO4
B.S.O.: https://www.youtube.com/watch?v=c0VbLNbIlfU 

Secciones: